Mazda CX-5, más lujo, refinamiento y potencia que nunca.
Por: Roger Rivero

El segmento compacto de crossover en el que se mueve el Mazda CX-5, es francamente despiadado y solo va a empeorar. Son muchos los fabricantes tratando de atraer a millones de estadounidenses para que les den una “patadita” a sus viejos sedanes, al ofrecer elegantes y briosos nuevos crossovers. ¡Vengan a mí para que inicien la carrera ideal y descubrir un vehículo “talla única” donde la familia estará más segura y como da que nunca! ¡Vengan todos a probar este crossover! pregonan en insistente publicidad.

Mazda ya tiene un poco adelantado al juego, pues la mitad de los vehículos que vende en los Estados Unidos son crossover, y el CX-5 es el más popular de todos. Este año el CX-5 llega con un nuevo motor para los acabados Grand Touring Reserve y Signature. Integración con teléfonos inteligentes atreves de Apple CarPlay y Android Auto aparecen de forma estándar, visión 360 con cámaras alrededor del auto y asientos delanteros disponibles con ventilación son parte de las adiciones de este año.
Con un nuevo motor SkyActiv Turbo de 2.5 litros, bueno para 250 caballos de fuerza, el CX-5 no solo aventaja a los rivales más vendidos como el Honda CR-V y el Toyota RAV4, sino que aterriza de lleno en el reino de conocidos baluartes de lujo como el Audi Q5 y BMW X3.

Los vehículos de Mazda son conocidos por tener un manejo atlético, y el CX-5 sigue esta tendencia. Si bien no podríamos comparar este SUV con un Mazda MX-5 Miata, su manejo ágil y una dirección aguda brindan una conducción mucho más atractiva que posiblemente cualquier otro SUV compacto en este segmento.

El interior merece espacio separado. Si compra los terminados más básicos, obtendrá el interior estándar de Mazda, que es funcional y elemental. No hay esfuerzo para que esos interiores sean más de lo que son, y no intentaron falsificar nada con un “bling bling” barato. La tapicería de cuero comienza en el acabado Grand Touring, pero los modelos que debe mirar -si es de los que gusta de buenos interiores- son los nuevos ajustes Grand Touring Reserve y Signature.

El más barato de los Mazdas CX-5 es el Sport, que trae precio en la etiqueta de la ventanilla de $24,350. Subir al nivel Touring eleva el precio a $26,615. Este es el sitio ideal para los compradores de CX-5 preocupados por los costos. Todas las características de seguridad y asistencia al conductor son estándar aquí, mientras que el paquete opcional de equipo preferido de $ 1,375, agrega audio Bose, techo solar corredizo y puerta trasera eléctrica. Este nivel no trae navegación, pero puede usar la de su teléfono, que fácilmente se integra con Apple CarPlay o Android Auto.

El acabado Gran Touring fue hasta el pasado año el más alto de los CX-5 y tiene precio de entrada de $30,045. Ahora Mazda le ha buscado dos hermanos mayores que delatan la ambición del fabricante de seguir ascendiendo para transformar su marca en una de lujo. El Grand Touring Reserve por $35,865 y el Signature en los $37,885, traen todos los atavíos disponibles, capaces de competir con lujosos rivales como el Lexus RX350, Acura RDX o Infiniti QX50, los cuales, por ese precio, solo ofrecen sus modelos de entrada.

El 2019 Mazda CX-5 2019, debería figurar sin falta en la lista de quienes estén pensando en un SUV compacto. Es más atractivo desde detrás del volante que la mayoría de sus compañeros de clase, gracias en parte a su manejo agudo. A pesar de su agilidad, el CX-5 no sacrifica la comodidad de conducción ni la economía de combustible. Más allá del rendimiento, tiene una cabina bien decorada con materiales de calidad y cuenta con altas puntuaciones de seguridad. No hay mucho más que se pueda pedir en un vehículo familiar moderno.

Más sobre autos en: Automotriz.TV