Mazda MX-5 Miata. Nunca te decepciona.
Por: Roger Rivero

Más sobre autos en: Automotriz.TV

La última vez que probé un Mazda MX-5 Miata, fue durante el eclipse total de sol de agosto del 2017. Un día y auto para no olvidar. Para la prueba del modelo 2019 me ha correspondido un tiempo más desventurado. Aun así, el placer de conducir uno de los autos más icónicos y reconocibles del mundo, compensa por los escasos momentos en que puede disfrutar de la experiencia descapotable. Para los que quizás no lo sepan -siempre alguno quedará- este es el “roadster” o descapotable de dos plazas más vendido del mundo.

Cuando conduces uno, será fácil topar en un semáforo o estacionamiento la mirada de aceptación y empatía de algún dueño de Miata con el que te encuentres. Es la aceptación respetuosa al “club de los elegidos”, aunque en mi caso, la membresía solo dure una semana.

Esta es la cuarta generación de MX-5, y acaba de recibir una actualización de mediana edad. Según los estándares de MX-5, en realidad pudiéramos considerar esta como una actualización grande, pues por primera vez en mucho tiempo, hay más poder en el auto. Mientras que el Miata sigue fiel a sus raíces, solo alimentando sus ruedas traseras con motores de gasolina de aspiración natural, sin uso de tracción total o turbos, sus motores son más inteligentes que nunca, beneficiarios de toda la tecnología proviene del ‘Skyactiv’ del fabricante.

El nuevo motor de 2.0 litros y 4 cilindros en línea ha sido “retocado”, junto a otros elementos de la tecnología Skyactiv-G para producir 24 caballos más de fuerza, llevando el MX-5 a 181 caballos y 151 libras pies de torque. Por estos días en que la carrera por tener la mayor cantidad de caballos de fuerza parece fuera de control, los números endémicos de este Mazda no impresionan, al menos a los que no conocen el auto. El MX-5 goza de virtudes escasas en algunos autos actuales. Hablamos de poco peso -2,400 libras para ser exactos- equilibrio perfecto de ese peso y su forma compacta que permite una posición de manejo baja. Estos elementos combinados con una dirección certera hacen que la sensación de velocidad sea excelente y tomar esquinas o curvas cerradas en este auto sea muy gratificante.

A pesar de su pequeño tamaño, el MX-5 Miata es cómodo para dos pasajeros, con asientos de buen soporte para viajes largos. Ahora también hay ajuste telescópico para el volante lo que repercute en una posición de manejo más cómoda y segura. La selección de materiales no decepciona, sobre todo en los niveles de acabado más altos como el Grand Touring. Aun así, y como en cualquier compra de un auto, tener claras las necesidades que se intentan suplir es muy importante. El espacio de almacenamiento en el interior es prácticamente inexistente, al extremo que los portavasos son desmontables. La capacidad de carga en el maletero también es reducida, con 4.59 pies cúbicos de espacio -4.48 para el modelo RF con techo duro- nada practico para un viaje al aeropuerto.

Las funciones de asistencia al conductor del Miata son escasas y todas opcionales. Solo la cámara en reversa esta incluida de forma estándar, mientras que deberá pagar extra por el monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado trasero, frenado de emergencia automatizado de baja velocidad, reconocimiento de señales de tráfico y advertencia de cambio de carril.
“Mazda Connect” el sistema de información y entretenimiento del fabricante viene en una pantalla táctil de 7 pulgadas, y es operado por controles a la mano derecha del conductor, bajo la palanca de cambios. El sistema, aunque anticuado en apariencia, continua siento funcional y de rápida respuesta, pero adolece de conexión con teléfonos inteligentes a través de Apple CarPlay o Android Auto. Mazda es uno de los pocos fabricantes que ha incorporado esta opción de forma retrospectiva en algunos de sus modelos, y esperamos que el turno del MX-5 Miata esté próximo.

Algo que también hace único este pequeño auto es la escasez de competencia en su rango de precio. Un BMW Z4 o el nuevo Toyota Supra son autos con ciertas similitudes, pero les separa una buena distancia en precio.
Un MX-5 Miata con techo de lona o “Soft Top” comienza en $25,730 y está disponible en las versiones Sport, Club y Grand Touring que sube a los $30,780. La versión con techo duro retractable o “RF” comienza en $ 32,345, y está disponible solo en los modelos Club y Grand Touring. Este año Mazda tiene disponible una edición especial llamada “Miata 30 Aniversario”, que incorpora un nuevo y exclusivo color (provocador diría yo) el Racing Orange o naranja de carreras y otros adornos más bien cosméticos.

Puedes agregar $600 para una transmisión automática en cualquier nivel de equipamiento, pero mejor no lo haga. Parte del encanto de este auto es su dócil transmisión manual, que te hace sentir mucho más conectado a la maquina…casi parte de ella.
Creo que por los últimos cinco años he reseñado un MX-5 Mita en cada uno de ellos. Siempre tengo la misma sensación, y quizás hasta me repita, pero conducir uno de estos es como tomar varias copas de un vino de $90 dólares la botella o en su ausencia, uno barato de $8 dólares. Al final, el efecto en nuestro cerebro será el mismo. Esa es una de las grandes virtudes de este auto, por lo que sigue acumulando una saludable legión de admiradores entre los que me cuento.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.