Nissan Maxima; Cómodo, rápido y elegante, pero no deportivo.
Por: Roger Rivero

Más sobre autos en: Automotriz.TV

El Nissan Maxima, es uno de esos sedanes que con el ir y venir de los años ha cotejado mutaciones en su evolución, que lo han alejado o acercado a sus raíces. Caracterizado por el fabricante en sus inicios como un “deportivo” de cuatro puertas, lo cierto es que, en sus tres décadas de existencia, nunca ha sido reconocido como tal.

Con motores potentes en algunos modelos parte de la alquimia se ha logrado, pero con la tracción delantera desde su concepción y la transmisión continua o CVT incorporada ya por más de diez años, el Maxima no ha pasado la prueba de la “deportividad”.

La actual generación del Nissan Maxima data del 2016, año en que este auto trajo consigo la transformación que más lo acerco al ADN del fabricante. Al 2019 llega a tiempo para una “refrescada” de apariencia, que, aunque sutil, es en algún sentido efectiva. El 2019 Maxima presenta el último esquema de diseño “V-motion” de Nissan, que el fabricante estrenó en el sedán Altima. La parte delantera renovada de Maxima, presenta un diseño de rejilla más audaz y una fascia frontal más asertiva que enfatiza mejor las líneas de la carrocería, que fluyen a través del capó y a lo largo de los lados del auto. Para obtener aún más contraste visual, Nissan cambió algunos elementos del color de la carrocería a favor del acabado en negro piano o cromo.

Los nuevos faros LED, un acentuado “boomerang” a las luces traseras, y las puntas de escape cuádruples integradas en la fascia trasera, agregan una dosis extra de elegancia a la actualización de Maxima. También hay dos nuevos diseños de ruedas, uno de los cuales es exclusivo del nuevo acabado de gama alta como el que nosotros probamos, el Platino Reserve.

En el interior también los cambios son sutiles, como para que sean notados por los más observadores. Los diseñadores concentraron los colores de acento de contraste de Maxima en ciertas áreas, en lugar de en toda la cabina. Hay dos nuevas opciones de color para el interior y, nuevamente, el Rakuda Tan es exclusiva del nuevo modelo Platinum Reserve. Maxima toma prestado el color oculto del superdeportivo GT-R, y luego agrega un patrón de tapizado exclusivo del Maxima. El cuero Rakuda Tan es agradable y se ve bien dentro del auto, pero el color naranja opaco quizás no esté apto para todos los ojos.

El Maxima 2019, también agrega alguna nueva tecnología de seguridad, aunque deja demasiado para la casilla de “opcional”. El conjunto de características de seguridad activa de Nissan “Safety Shield 360”, se compone de advertencia de colisión frontal con frenado automático de emergencia y detección de peatones, faros automáticos de luces altas, advertencia de cambio de carril, monitoreo de puntos ciegos y alerta de tránsito cruzado en la parte trasera con frenado automático trasero. De forma estándar solo aparecen la advertencia de colisión con frenado de emergencia, lo que deja rezagado el sedán frente a algunos de sus competidores como el Toyota Avalon, que ofrece muchas de estas opciones como equipamiento estándar.

De acuerdo con Nissan, los compradores del Maxima tienden a estar más interesados en la experiencia de manejo que los del Altima. Nissan, en realidad cierra en algo la brecha entre los sedanes de tamaño mediano asequibles y sus contrapartes premium en cuanto a manejo, sin embargo, llamar al Maxima un “sedán deportivo”, como sugiere la publicidad del fabricante, es un poco exagerado.

Potencia no falta, gracias a los 300 caballos que entrega su motor de 6 cilindros de aspiración natural. Incorporarse rápidamente a la autopista o rebasar autos a velocidad crucero no es tarea difícil. La transmisión CVT enseña maneras civilizadas, pero la sensibilidad escasa de su dirección no inspira a llevar el auto a sus límites. Los asientos son excelentes y la posición de manejo buena. El rodamiento del cuerpo en las curvas no es exagerado, pero, aun así, no puedo considerar como deportivo el manejo del nuevo Maxima.

El sedán insignia de Nissan viene en cinco niveles de equipamiento para 2019: S, SV, SL, SR y Platinum. Todos los modelos desde S en $ 33,950 incluyen el sistema de info-entretenimiento NissanConnect, con pantalla táctil de 8.0 pulgadas y conectividad automática con Apple CarPlay y Android auto.

El acabado SV con precio inicial de $ 35,960, agrega tapicería de cuero y navegación. El SL ($ 38,440) incluye un techo corredizo panorámico de dos paneles y un sistema de audio Bose. El modelo SR ($ 39,530) agrega ajustes deportivos a la suspensión, palancas de cambio tras el volante, un alerón trasero y rines de 19 pulgadas. La gama alta comienza con el Platinum, en los $ 41,440, y viene con cuero de primera calidad, un sistema de cámara de visión en 360 grados, los servicios telemáticos de “NissanConnect” y el paquete “Nissan Safety Shield 360” antes mencionado.

El segmento de los sedanes atraviesa un momento de gran pesimismo, debido al apetito voraz del consumidor por los SUV Crossovers. Fabricantes como Ford y Chevrolet andan en refriega con los sedanes, aniquilándolos en masa en sus alineaciones. Sin embargo, en realidad, los autos tipo sedán siguen siendo un gran negocio, con ventas de modelos pequeños, medianos y grandes (incluidos los hatchbacks) que sobrepasaron los 3,5 millones de unidades el pasado año.

Nissan merece elogio, pues a medida que algunos entierran a sus sedanes, ellos se mantienen firmes, y esto, quizás a largo plazo, sea una buena estrategia.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.