Y el Madrid levantó la 13º, tercera consecutiva, un hito en el fútbol moderno, sólo al alcance del equipo más grande de la historia de Europa. Los blancos, agarrados a un Bale que empezó suplente pero acabó como estrella incontestable, pudieron con un Liverpool que no se rehizo a la lesión de Salah, por mucho que Mané empatara. La leyenda interminable es blanca.
 
Tres Champions seguidas, cuatro en cinco años, en la era de la Champions League más exigente que se ha visto, con Messi, y otros tantos otros, enfrente… Este Real se ha ganado el derecho no sólo a optar, sino a presumir de ser el mejor Madrid de la historia. Su nueva coronación en Kiev le aúpa a lo más alto de la leyenda blanca. Los números ya les emparentan con el de las cinco primeras Copas de Europa. Los rivales les hacen aún más grande: esta es la Champions del PSG, la Juve, el Bayern y la revelación, el Liverpool. ¿Cuántos jugadores de este equipo también son el mejor en su puesto en la historia blanca? Carvajal, Ramos, Marcelo, Modric, Cristiano… Medio equipo, por lo menos. No hay duda. Sin menoscabar el pasado y principio de la grandiosa historia blanca, estamos seguramente ante el mejor Madrid de la historia.