Es muy común, que al principio, cuando recién se comienza a tener sexo con una pareja,  los resultados no sean tan satisfactorios como los fantaseados. La imaginación  esta a nuestro servicio y somos capaces de idealizar el acto sexual perfecto, pero  llegado el momento de compartir íntimamente, la situación cambia. Estas dificultades iniciales están relacionadas, fundamentalmente, con tres factores: la ansiedad; la confianza y el conocimiento de la sensualidad de la pareja.

La ansiedad de estar a la altura, de no fallar, mas  la preocupación excesiva por satisfacer a la pareja, y el deseo de  satisfacerse a sí mismo,  pueden generar un cierto grado de  tensión que  acelera el resultado negativo. La  preocupación por un posible fracaso sexual  va a impedir que la persona disfrute, debido a que se va a centrar en sus propias preocupaciones e inseguridades.

 

Esta ansiedad, se origina en anteriores experiencias sexuales no satisfactorias o también por una educación represora con respecto al sexo. La solución para superar esta ansiedad aprendida , es la seguridad en si mismo y la convicción que cada experiencia sexual es diferente en la medida que yo acepte conocer el cuerpo del otro/a.

 

La confianza con nuestra pareja, es fundamental para lograr relaciones sexuales satisfactorias. La confianza sexual es aquella sensación que una persona experimenta, cuando sabe que es capaz de hacer disfrutar a su pareja y puede con ella misma, satisfacer sus propias necesidades sexuales, en libertad.

 

Sin una buena comunicación no hay confianza, y comunicación significa  poner en común algo, ya sea con palabras, lenguaje gestual, etc, pero a nuestra pareja hay que decirle lo que queremos , no es cuestión de adivinanzas, es cuestión de comunicación. Si mostrarse desnudo ante otro involucra una alta dosis de pudor, tanto mas difícil es exponer nuestros órganos genitales al alcance del olfato, tacto o gusto de otro, solo la confianza sexual nos permite esta libertad.

 

Cuando las diferencias y gustos no se expresan en palabras, entonces salen por otros medios, a veces inadecuados, en donde uno o ambos aparentan, fingen, controlan o buscan otros caminos para satisfacer su sexualidad. Solo la seguridad absoluta, de que nuestra pareja merece compartir todo nuestro cuerpo, nos hará sentir la sensación de salto al vació para la entrega total en el sexo.

 

También el conocimiento de los deseos y el comportamiento sexual de la pareja, hacen que las relaciones sexuales vayan mejorando con el tiempo, realizándose más espontáneamente y con una mayor compenetración sexual.

 

La mejor escuela para que este conocimiento se de,  es el descubrimiento de la sensualidad de cada uno de los integrante de la pareja. La sensualidad es la forma en que nuestros cinco sentidos expresan placer. Cada quién es distinto en sensaciones y necesidades, lo que para algunos tiene un significado erótico, para otro no, la intensidad con que percibimos un perfume, un sabor, una caricia, un sonido,  es diferente en cada persona y la única manera de conocer la sensualidad de nuestra pareja es experimentando juntos y sin juzgar.

 

De esta forma, se necesita antes que nada tener la disposición de interactuar con la pareja, de conocerla íntimamente, hablar claramente sobre sus expectativas de  sensaciones físicas y abrir las emociones. Con esta información el acto sexual se facilita, sobre todo cuando  se hace con honestidad y apertura. Es importante decir lo que  es agradable y lo que no, sin censuras ni cuestionamientos.

 

Cada pareja establece sin proponérselo, su propio lenguaje; de este código de comunicación especial, dependerán la forma en que cada quien aborda sexualmente a su compañero/a, el tipo de contacto, la frecuencia conjunta que requerirán para expresar sus deseos sexuales.

 

Saber comunicarse es básico en una relación y los ayudará no sólo en el tema sexual, sino en la vida en común. Si se logra desarrollar una profunda armonía sexual es seguro que se experimentara el mayor placer.

 

Como vera amigo lector, las mejores relaciones sexuales se tienen con la pareja que llegamos a conocer más  íntimamente y eso no se logra de la noche a la mañana..