Muchos han sido los que siendo nada Dios los levantó hasta hacerlos Reyes.
Te has preguntado cuáles son los requisitos para ser el hijo escogido y ungido por Dios?
Debemos entender que mientras exista el mal Dios siempre necesitará su ejército de Ángeles terrestres en el mundo para proteger a sus hijos más vulnerables del mal. Y levantará reyes y héroes en cualquier lugar cuando se necesite.

En el mundo común, cuando quieras ingresar en el ejército, lo primero que se pondrá a prueba será tu salud física y mental, tu inteligencia, tu destreza, y la capacidad de seguir órdenes sin cuestionar a tus superiores. Y cuando vayas a buscar un trabajo te pedirán tu currículum para saber el nivel de estudios y experiencia que tienes para llevar a cabo la posición de trabajo por la cual te están entrevistando.
Pero qué es lo que Dios busca? ¿Cuáles son los ingredientes o atributos que debe poseer un ser humano para ser el escogido de Dios en estos y todos los tiempos? La respuesta es:

Un corazón que amé y quiera a Dios sobre todas las cosas en el mundo. Sin apegos al dinero, títulos, posición social o egos. Un corazón puro.

Dios mira nuestro corazón y basado en eso nos escoge para su servicio, hay muchas posiciones abiertas, la más alta es la de ser coronado como Rey.
Dios no busca nuestro físico, ni la belleza, ni el carisma ya que este es engañoso a los que no tienen el discernimiento de Dios. El busca un corazón que lo ame locamente. 

Veamos cómo fue escogido David:
David era un simple Pastor de ovejas el cual le cantaba y bailaba a Dios todos los días en el campo, en medio de la nada, Dios se gozaba con el amor de David. Dios lo había escogido como su próximo rey y mandaría a un Profeta para ungirlo. Samuel, fue el profeta que Dios escogió para ungir a David. Dios le dijo a Samuel ve a la casa de 
Jesé y ungirás al nuevo rey. Cuando Samuel fue a ungir al hijo de Jesé pensaban que quizás podría ser el más grande ya que era muy alto y bien parecido, pero Dios le dijo ese no y el aceite que estaba adentro del cuerno no fluyo se quedó quieto, y así uno a uno pasaron los hijos de Jesé y Dios le confirmaba a Samuel que ese no era y el aceite seguía sin fluir. Samuel se cuestionaba ¿Pero cómo puede ser? si Dios me mandó para ungir al siguiente Rey, pero ya no había más hijos de Jesé. Entonces Samuel le preguntó a Jesé, ¿estos son todos tus hijos? Y Jesé le dijo falta el más pequeño y mandaron llamar a David y así todo lleno de tierra y oliendo a ovejas, Dios le confirmó a Samuel que ese sería ungido como Rey. Samuel le puso el cuerno con aceite sobre su cabeza y el aceite empezó a fluir, ese era el escogido de Dios. David siguió cuidando sus ovejas, alabando a Dios en medio de la nada, él tocaba un instrumento muy especial, la Cítara, la cual se convirtió en el instrumento que Dios usaría para ayudar al Rey Saul a sanar de un mal espíritu que lo atormentaba para después convertirse en “El Gran Rey David” y destituir al Rey Saul por su desobediencia hacia Dios.

La biblia está llena de grandes historias las cuales son los planos que nos muestran lo que Dios hizo en el pasado, y lo que seguirá haciendo a aquellos que lo amen con todo su corazón!
Ama a Dios locamente, cántale, alábale, bailale, en tu lugar secreto y él te llevará a lugares inimaginables. Que no te sorprenda cuando Dios mande a un Profeta a ungirte con aceite fresco, y elevarte como solo él lo puede hacer y darte `
La Corona de La Victoria.  Samuel 16.

 

Violeta Martin